Aspec informó que el 55.6% de los productos identificados como “light” o “reducidos en grasa” no lo son debido a que tienen cantidades superiores de dicho nutriente.

Lima, 01 Agosto 2019, (ANDINA).- La Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (Aspec) informó que el 55.6% de los productos identificados como “light” o “reducidos en grasa” no lo son debido a que tienen cantidades superiores de dicho nutriente para que puedan ser considerados como tales.

Esta es una de las conclusiones a la que llegó Aspec luego de analizar los diferentes tipos de lácteos, como las «condensadas» y «light» que se comercializan en la actualidad bajo las marcas Gloria S.A., Nestlé S.A. y Laive S.A.

En el caso de los productos identificados como “light” o “reducidos en grasa”, más de la mitad de los revisados tienen cantidades superiores de dicho nutriente respecto a los valores máximos contemplados por el Codex Alimentarius, por lo que, señala Aspec, no pueden ser considerados como tales.

Asimismo, indica, la denominación “light” o “super light” induce a error al consumidor toda vez que en la mayoría de casos hace referencia únicamente a la reducción en porcentaje (%) de alguno de los nutrientes como, por ejemplo, grasas totales.

Pero además porque llevan en su formulación otros insumos como “maltodextrina”, “grasa vegetal” e inclusive azúcar añadida, los cuales no son propios de un producto que los consumidores mayoritariamente consideran “saludable”.

En esa misma categoría, añade la organización, el 44.4% de productos analizados tiene una denominación incorrecta por utilizar el término “leche evaporada” cuando entre sus ingredientes cuenta con “leche entera en polvo”, “leche descremada en polvo” o “leche concentrada reconstituida”, así como saborizantes que no están incluidos en su denominación.

Del mismo, Aspec informa que el 55.6% de productos consigna alegaciones de propiedades nutricionales potencialmente engañosas como “igual a huesos fuertes”, “contribuye a disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares”, entre otras.

Por ello Aspec recomendó a los consumidores procurar, en la medida de lo posible, leer detenidamente las etiquetas de los productos lácteos antes de comprarlos y no dejarse guiar por alegaciones de propiedades nutricionales o medicinales por más atractivas que éstas resulten.

«Siempre es mejor observar una dieta basada en productos naturales y, de preferencia, supervisada por un nutricionista. La leche es un alimento con un valor nutricional importante y, por ello, se debe identificar la verdadera naturaleza de aquellos productos que utilizan el término ´leche´».

Finalmente, Aspec pidió a Indecopi y Digesa que cada uno en el ámbito de sus respectivas competencias, adopten de inmediato medidas concretas y no meramente declarativas para el cese de comercialización y las necesarias correcciones de etiquetas de dichos productos lácteos.

(Visitado 4 veces, 1 visitas hoy)