AAAAAAAAAAAAAAAaaa

Catorce ollas gigantes comenzaron a hervir desde las primeras horas de la mañana, preparando el puchero que cada año los hermanos del Convento de los Descalzos en el Rímac entregan a los feligreses.

Lima, 02 de Agosto 2018, (ANDINA).- Catorce ollas gigantes comenzaron a hervir desde las primeras horas de la mañana con muchos kilos de carne y verduras, preparando el puchero que cada año los hermanos del Convento de los Descalzos en el Rímac entregan a los feligreses.

Este acto de solidaridad es denominado la “Porciúncula”, nombre de una pequeña iglesia ubicada dentro de la basílica de Nuestra Señora de los Ángeles, en Italia.

La fecha es conocida también como el Día del Perdón, pues según la historia, en el año 1216 a Francisco de Asís el papa Honorio III le concedió el deseo de salvar las almas con un día de indulgencia al año –el 2 de agosto- que el creyente se ganaba tras confesar sus pecados y recibir la comunión.

Por eso cada año, mientras la sopa benditam va preparándose con la ayuda de voluntarios y la dirección del hermano Roque, los feligreses oyen misa, se confiesan y comulgan para luego recibir su ración de puchero, hoy conocido en Perú como la Porcíuncula.

La preparación de la sopa es posible gracias a la donación de los ingredientes que hacen mercados, instituciones y vecinos del Rímac, para conmemorar la fecha.

Ver galeria de fotos
(Visitado 5 veces, 1 visitas hoy)