AAAAAAAAAAAAAAAaaa

Dos goles al arco australiano fueron suficientes para romper el maleficio, dos goles que hicieron revivir a la hinchada peruana, la marea blanquirroja.

Lima, 26 de Junio, (ANDINA).- Dos goles al arco australiano fueron suficientes para romper el maleficio, dos goles que hicieron revivir a la hinchada peruana, la marea blanquirroja como se le conoce ahora internacionalmente. Mientras que los 60,000 peruanos que llegaron hasta Rusia hicieron historia, en nuestro país las cosas no fueron diferentes.

Miles de hinchas que dejaron de lado sus actividades cotidianas para reunirse en la Plaza de Armas de Lima y ver el partido en pantalla gigante, no dudaron en seguir la fiesta por otras calles del Centro Histórico.

Con una gigantesca bandera y luciendo con orgullo nuestra camiseta, los hinchas protagonizaron un “jironazo” al recorrer todo el Jirón de la Unión en camino hacia la plaza San Martín, en medio de cánticos de agradecimiento y reconocimiento a la campaña del seleccionado bicolor, que pese a haber quedado eliminados en la primera fase, le regalaron al país la satisfacción de estar en la copa del mundo después de 36 años.

Si bien los resultados en esta campaña no fueron los que todos los peruanos aspirábamos, el desempeño de la oncena nacional dejó el mejor sabor a la hinchada, que sigue festejando en las calles.

Lágrimas, emoción desbordada y pedidos de todas las voces para que el profesor Ricardo Gareca se quede al mando de la Selección, fueron parte de los festejos por este triunfo con el que la blanquirroja se despidió del Mundial.

Indudablemente, dentro y fuera del país el nombre de nuestro Perú ha retumbado en el mundo gracias a una hinchada que nunca bajó los brazos, aún en los peores momentos de este camino que hoy culminó en la lejana ciudad rusa de Sochi, pueblo que nunca nos olvidará.

Ver galeria de fotos
(Visitado 12 veces, 1 visitas hoy)