Año del Buen Servicio al ciudadano.

Las Palmas fue elegida sede para misa del papa Francisco en Lima

La Base Aérea Las Palmas fue la sede elegida para la misa que el papa Francisco celebrará en Lima en enero de 2018.

Lima, 03 Octubre 2017, (ANDINA).- La Base Aérea Las Palmas fue la sede elegida para la misa que el papa Francisco celebrará en Lima en enero de 2018, anunció hoy el ministro de Trabajo, Alfonso Grados, encargado de coordinar desde el Ejecutivo la llegada del sumo pontífice al Perú.

El recinto militar, ubicado en el distrito de Santiago de Surco, se impuso en la decisión final a la Costa Verde, que también figuraba entre los posibles escenarios para la misa papal.

Según Alfonso Grados, la Base Aérea Las Palmas reúne las condiciones de seguridad para que los asistentes participen de la misa del papa Francisco y disfruten del evento “a plenitud”.

“Hoy hemos dado un paso más en el camino de esta importante celebración. Como gobierno es nuestra responsabilidad garantizar la seguridad de nuestros ciudadanos y velar por el orden público. Por ello, se ha decidido que el lugar de la realización de la misa del papa Francisco en Lima será la Base Aérea Las Palmas”, refirió.

La Base Aérea Las Palmas, según remarcó el ministro, cuenta con las condiciones para que el evento se desarrolle de forma ordenada y sin poner el peligro a las familias peruanas.

En presencia del presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, Grados precisó que este lugar cuenta con accesos adecuados, rutas de evacuación seguras para casos de emergencias, y disponibilidad de espacios accesibles para personas con discapacidad y adultos mayores.

“De la mano de los gobiernos locales, con los equipos de Defensa Civil, Indeci y Policía Nacional, concluiremos la adecuación de las instalaciones de Las Palmas para que se implemente lo necesario y que el evento se dé con la mayor prevención y disfrute de los asistentes”, apuntó.

En un pronunciamiento, además, hizo hincapié en que el Vaticano siempre busca que la presencia del papa Francisco sea una celebración popular y que se haga cumpliendo con todos los estándares de excelencia.

Por ello, añadió, el Vaticano solicita que los gobiernos estén presentes garantizando la seguridad y operatividad del evento.

Alfonso Grados puso en relieve que la próxima visita del papa Francisco al Perú congregará a una audiencia de grandes proporciones, mucho mayor a la que Lima está acostumbrada, por lo que, en aras de que todo se desarrolle con tranquilidad, esta se organiza con responsabilidad y diligencia técnica.

De la misma forma, ello se coordina de manera estrecha con los representantes de la Iglesia Católica en el Perú y las autoridades locales, añadió el ministro desde la sede del Palacio Arzobispal, en el Cercado de Lima.

Para el funcionario, la visita papal es una noticia de esperanza y júbilo, y un evento de amor y unión que emociona a millones de peruanos en todo el país.

“El papa Francisco y el presidente Kuczynski están comprometidos con el liderazgo de este magno evento (…). Tengan todos la certeza que sus autoridades, unidos por la esperanza, trabajaremos como una sola fuerza para asegurar que la visita del santo padre al Perú sea una experiencia inolvidable”, resaltó.

Ningún lugar es perfecto

Por su parte, el Jefe del Estado recordó que para la sede de la misa del papa Francisco, hubo al inicio unas tres opciones, una de ellas la Costa Verde, por la belleza del mar y el sol que habrá en enero, pero esta resultaba estrecha y sus acantilados no son complicados en una eventual evacuación.

Otro aspecto que hizo desistir de la intención de utilizar Costa Verde fue que esta solo podría albergar a poco más de 800,000 personas, cuando en algunas estimaciones se señala que la misa papal podría congregar a más de dos millones de asistentes.

“Muy probablemente habrá mucha gente que vendrá a esta misa y, obviamente, es más fácil, físicamente, organizar eso en un espacio plano, que no tiene accesos con subidas y bajadas”, explicó.

Kuczynski subrayó que una base militar no es el mejor sitio para una ceremonia de tamaña trascendencia religiosa, pero -dijo- “ningún lugar es perfecto” y la seguridad “es nuestra primera prioridad”.

Finalmente, el mandatario estimó que la unidad y la paz, simbolizada en el papa Francisco, llegará al Perú con esta visita en enero de 2018.

Ver galeria de fotos
(Visited 8 times, 1 visits today)

Deja un comentario